Mi pintura se inspira en aquellas cosas que nos mueven como seres humanos, que nos motivan, cosas a las que tenemos miedo y amamos al mismo tiempo: Quiero explorar los motivos internos de nuestros actos externos. Mi enfoque no es científico, sino más bien intuitivo, y se centra en las emociones más profundas y principalmente en los sentimientos arquetípicos.

En mi proceso de pintura revivo y afronto estos sentimientos e intento transformarlos. Así, el miedo puede convertirse en valor, el dolor en aceptación y el odio en amor.

Este proceso me llevó de la pintura puramente abstracta al arte semi-abstracto en los últimos años.

El foco de estas obras más figurativas son los retratos de personas ficticias. Están entretejidos con un espacio no especificado, a veces vacío.

Mi medio preferido es la pintura acrílica sobre lienzo. ¡Y un montón de agua!

El agua implica ese momento de azar que no es planificable. Se abre un espacio donde pueden aparecer lo que no se puede decir y lo que no se puede pensar. Es el espacio de libertad que explota los límites de lo familiar y se refiere a lo que es posible más allá.

Romana G. Brunnauer, Julio 2020

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies