Mis inquietudes en relación a la cultura parten del papel esencial que ésta puede y debe ocupar en la transformación de la sociedad, que tal y como demandan la emergencia climática y los problemas sociales que atraviesa el mundo contemporáneo, requiere transitar hacia un modelo más sostenible, tanto a nivel material como social. Esta sostenibilidad pasa por la construcción de una cultura de la paz que de lugar y voz a todos los actores sociales que componen el tejido social.

Me interesa, pues, el arte que se catapulta como una herramienta valiosa para plantear cuestiones y reflexiones incómodas y necesarias, y que mediante sus atrevidos planteamientos contribuya a que la sociedad avance hacia el progreso.

Para ello es necesario identificar las flaquezas, carencias y conflictos que integran nuestra realidad y que los creadores den con un lenguaje artístico adecuado para su planteamiento y los gestores con un discurso asequible al público.

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies