“Nací en una casa con un jardín y un taller en una ciudad del sur de España una tarde del día de Navidad de 1981. Al nacer ya era hermana pequeña de otros dos niños que compartían habitación. Yo conté desde el principio con un cuarto propio en el que jugar, lo cual era un privilegio, como más tarde me diría Virginia Woolf… Privilegio pese al que cada noche intentaba colarme en las camas de mis hermanos. Si no lo conseguía, me acurrucaba bajo la trompa de un enorme elefante verde de peluche con el que me gustaba hablar. Desde entonces leo, pinto, escribo y dibujo sin tregua. Me encanta todo lo que se hace con las manos y se puede tocar. En los días muy grises me pregunto para quién hago tantas cosas, entonces expongo mis creaciones en una sala o veo mis dibujos impresos en un libro y me siento mejor”.

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies