Desde una perspectiva feminista, tanto antes como durante el confinamiento, Barbara Long ha estado creando estructuras de textil en formas de refugios, crisálidas, jaulas o celdas; estructuras que protegen tanto como restringen. Por un lado, su obra celebra todo lo “domestico”, el confort que nos ofrece todo lo cotidiano dentro del hogar. Por otro lado, su obra plasma y evoca ideas sobre la protección y el confinamiento, nos incita a cuestionar nuestras ideas ambivalentes sobre lo que consideramos nuestro hogar o nuestro nido; lugar donde crecemos, cambiamos y finalmente, huimos.



Bárbara trabaja con fragmentos de obras y bocetos anteriores, trapos usados, hilos y alambres viejos, restos de poda de árboles, lo hace mediante “un proceso” casero, tejiendo, cosiendo, zurciendo, vendando, arreglando y tiñendo - artes supuestamente menores o manualidades habitualmente consideradas femeninas. Un proceso infatigable de hacer, deshacer, rehacer, un proceso creativo que, a propósito, dejo visible en la obra final.



MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies