La muestra, comisariada por Manuel Segade, consta de un proyecto específico desarrollado por la artista para el CA2M, que consiste en la publicación de un libro que da a conocer lo que se esconde bajo el suelo de la capital: sus capas históricas, arqueológicas, de usos, de transportes y de circulaciones de energía, de canalizaciones de agua y de comunicaciones, que difícilmente se revelan al transeúnte habitual.  Además, la muestra incluye un recorrido por trabajos anteriores de la artista, un total de 21 piezas que sirven para situar su obra y comprender el alcance de su trayectoria. La narrativa de la exposición se basa en una repetición con variaciones que hacen visible la naturaleza proyectual de su producción: sus hallazgos metodológicos, los contextos de aplicación y los desarrollos formales a lo largo de su trayectoria.

Este proyecto consiste en publicar un libro que presente lo que existe bajo el suelo de Madrid: existe una especie de reverso o negativo de la urbe en su subsuelo, que sostiene la ciudad y que está debajo de ella. Desde las antiguas minas a los búnkeres militares, desde las cajas de caudales a los almacenes bajo tierra, desde los ríos subterráneos a los garajes, Madrid guarda un trazado paralelo debajo de sí misma que también la conforma, con sus capas históricas, arqueológicas, de usos, de transportes y de circulaciones de energía, de canalizaciones de agua y de comunicaciones, que difícilmente se revelan al transeúnte habitual.

Lara Almarcegui inició en 1995 una serie de trabajos sobre los contextos periféricos de entornos construidos, lugares de transición entre lo urbano diseñado y el orden natural que lo había precedido. A partir de un proceso de investigación de campo, ha desarrollado herramientas metodológicas para comprender las formas de habitar y ha ideado igualmente formatos de presentación que a modo de guías, mapas, folletos u otros usos habituales de la documentación y la pedagogía permiten hacer pública y comunicable la  información obtenida. Así, las nociones de obra y espectador se transforman en proyecto y partícipe, insistiendo en la realidad y la temporalidad de sus objetos de estudio y en la integración de las audiencias más allá de las convenciones de los espacios de representación.


MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies