http://www.fundacionfrax.org/?p=2896

Desde hace varios años, el objetivo principal de mi proyecto creativo ha sido visibilizar las experiencias de los inmigrantes que aspiran a una vida mejor en España. Con mis propuestas pictóricas, a mitad de camino entre la figuración y la abstracción, abordo el tema de la inmigración, un tema que ha sido de gran actualidad esta década, pero que en los últimos meses parece que ha sido olvidado por los medios de comunicación y obviado de los grandes debates políticos, reemplazado, entre otros, por el de la crisis económica. Lo que pretendo con mis creaciones es hacer visible esta problemática, recordar al espectador que sigue habiendo personas que arriesgan sus vidas al cruzar el Mediterráneo en pateras, o que sufren experiencias denigrantes debido a su situación de ilegalidad en España o en otros países de la Europa “desarrollada”. Pero también lanzar un mensaje positivo, que la inmigración trae consigo el enriquecimiento y la diversidad cultural, de manera que no hay que ver al “otro” como a un enemigo, sino como a un reflejo de uno mismo -recuérdese el pasado migratorio de los españoles-.

En esta exposición, titulada Viajeros (in)visibles, me centro concretamente en la travesía, el cruce del mar o del océano que muchos inmigrantes realizan como única vía posible para alcanzar el litoral español, aludiendo paralelamente a todo lo que ello conlleva: sufrimiento por la dureza del viaje, el constante peligro que -en demasiadas ocasiones- concluye en muerte; la nostalgia por la separación de los seres queridos; el trato humillante y abusivo por parte de las redes ilegales que se encargan de organizar el desplazamiento; la desilusión cuando son descubiertos y capturados por las patrullas policiales españolas etc. Mi objetivo es conseguir que estas personas, estos seres humanos que generalmente son invisibles para la sociedad española, ocupen su pensamiento –se vuelvan visibles-, aunque tan solo sea durante unos minutos, los que requiere la visualización de cada obra. De esta manera, esos viajeros invisibles que son los inmigrantes, y no solo porque pasan desapercibidos ante la mirada del nativo español, sino porque es en la oscuridad -amparados por la invisibilidad de la noche- cuando normalmente realizan su viaje, consiguen salir a la luz, dar a conocer su situación, su odisea, y, por ende, una mayor comprensión y solidaridad de la sociedad española. En definitiva, mi pretensión es agitar la conciencia del espectador para que no le sea indiferente la problemática de la inmigración.

Para concretar plásticamente el discurso conceptual descrito incluyo diversos elementos simbólicos en mis composiciones, como la red, que hace referencia, por un lado, al mundo marino y a cómo el hombre interviene en él capturando a los seres que lo habitan. Se trata, por tanto, de una metáfora de los centenares de subsaharianos y marroquíes -representados en las obras como formas geométricas o como ojos de peces- que anualmente intentan entrar en España cruzando la frontera del mar, y que son atrapados por las autoridades o que mueren al intentarlo. Por otro lado, la red también alude a las conexiones humanas (redes sociales) que se originan con los movimientos migratorios: entre los inmigrantes y sus familiares, entre los inmigrantes entre sí, entre inmigrantes y nativos, e incluso entre los países generadores y receptores de inmigrantes -que generalmente derivan no solo en el intercambio social, sino también cultural, económico y político-. Pero además, la red puede interpretarse, por las inevitables conexiones formales que se pueden establecer entre ambos elementos, como una valla o alambrada, remitiendo a la idea de frontera, de límite físico, pero también mental, el más peligroso de todos, según Gerardo Mosquera.

Por otra parte, el color adquiere igualmente un valor simbólico en mis propuestas, por ello en ellas predominan los tonos verdes y azulados, aludiendo al mar, el Mediterráneo, el mismo que surcan los inmigrantes africanos; y al océano, el Atlántico, que es necesariamente sobrevolado por los de origen latinoamericano.

Viajeros (In)visibles continua y amplía la línea temática de mis anteriores exposiciones: Relatos abstractos de travesías y permanencia (2011), El océano invisible, abstracciones de un viaje (im)posible (2010) y Nómadas del océano. Crónicas abstractas de un viaje (In)interrumpido (2010); temática que continuaré abordando mientras los inmigrantes no consigan la visibilidad que merecen.

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies