Reunión con la Fundación March, 18 de mayo 2012

Asistentes: Javier Gomá, Director de la Fundación March; Manuel Fontán, Director de exposiciones; y Laura Freixas, Presidenta de Clásicas y Modernas y Rocío de la Villa, Presidenta de MAV, en representacion de las asociaciones CIMA, Clásicas y Modernas y MAV.

La reunión, que se celebró a petición de nuestras asociaciones, se desarrolló en un clima muy cordial, durante hora y media.

Laura Freixas y Rocío de la Villa destacaron la importancia y el prestigio de la Fundacion March, que es a la primera que nos dirigimos, por ser la “decana” de las Fundaciones dedicadas a actividades culturales, con las que nos gustaría celebrar una ronda de reuniones. A continuación, expusieron qué son MAV, Clásicas y Modernas y CIMA. Por su parte, Javier Gomá y Manuel Fontán se mostraron informados, ya que habían leído el estudio Mujeres y Cultura. Políticas de igualdad, que les había hecho llegar Rocío de la Villa.

Además, Laura Freixas y Rocío de la Villa les informaron y entregaron los porcentajes en los estudios realizados sobre la presencia de conferenciantes mujeres en los ciclos programados por la Fundación March. CyM ha realizado calas quinquenales en la programación desde 1975, analizando el porcentaje de hombres y mujeres entre los conferenciantes en los años 1975, 1980, etc, hasta 2010. La presencia femenina oscila entre el 0 y el 22 %. Desde 2000 hasta ahora, se halla entre el 13% y el 22 %. Sin embargo la progresión no es clara y está sujeta a altibajos (por ejemplo, en 1985 ellas representaron el 16 %, y en 1990 no hubo ninguna.) Adjuntamos el gráfico en cuestión.

MAV aportó un análisis del primer trimestre de 2012: 2’4% de conferenciantes mujeres en la Fundación Juan March. Este dato se enmarca en un Informe sobre Fundaciones que MAV publicará el próximo otoño.

También les entregaron datos sobre licenciadas y licenciados en carreras artísticas y humanísticas en España en los años 80 (adjunto), que demuestran que existe ya una generación (la que hoy tiene unos 50 años y ocupa el escenario) donde la mitad o más son mujeres, pero cuyo reconocimiento y oportunidades no son iguales para ambos sexos.

Por ultimo, señalaron la ausencia de mujeres en los 8 títulos anunciados de la colección “Españoles Eminentes”, que ha lanzado la Fundación junto con la editorial Taurus -lo cual había sido el desencadenante de nuestra carta y de nuestra petición de cita.

Javier Gomá expuso que: la Fundación March se financia íntegramente con fondos privados, por lo que goza de absoluta autonomía para programar sus actividades. A diferencia de otras Fundaciones, el equipo de la March programa por completo sus actividades y, aunque recibe a menudo sugerencias para tratar temas en sí mismos loables, responde a directrices propias.

La Fundación cumple con la ley, sus estatutos, rinde cuentas al Patronato y su misión es satisfacer al público.

Por otra parte, la Fundación incluye un Centro de Sociología que aborda con frecuencia temas de género. En cuanto al programa de conferencias, su objetivo es la alta divulgación y tiene un gran éxito.

En cuanto a la colección de biografías mencionada, por el momento incluye los siguientes biografiados: Ignacio de Loyola, Bartolomé de las Casas, el cardenal Cisneros, Larra, Galdós, Baroja y Ortega (buscan personajes que susciten consenso y no incluyen políticos). En total, tendrá diez u once títulos de los cuales es casi seguro (aunque no está cerrado al 100 %) que una será mujer.(Como no está cerrado nos han pedido discreción sobre quién es). No les interesa una colección más extensa, ya que a menudo a la Fundación March les interesa modelizar acciones culturales más que desarrollarlas exhaustivamente.

En ultimo término, Javier Gomá expuso que no creía deseable una línea específica de género en la programación de conferencias y otras actividades culturales.

El debate se centró en los siguientes puntos:

a/ Consideran que hay muchas causas justas y el género es una más. Nosotras señalamos que contrariamente a los minusválidos, por ejemplo, las mujeres no son una minoría. Además, nos parece pertinente subrayar que la mayoría de público asistente a actividades culturales es femenino.

b/ Partían del convencimiento de que nosotras deseábamos solicitar algo específico (una colección de biografías, un ciclo de conferencias…) sobre mujeres, y nosotras aclaramos que no es eso lo que pedimos, sino una participación femenina paritaria en todas sus actividades.

c/ Consideran muy importante distinguir el pasado (en el que no había mujeres: por ejemplo, si dan conferencias sobre la filosofía griega no pueden mencionar filósofas porque no las hubo) del presente, en el cual se ha dado un progreso (por ejemplo, ahora hay 6 académicas en la Academia de la Lengua). Sin embargo, desde nuestro punto de vista, los estudios de género han descubierto la otra mitad de la historia, aplicando nuevas metodologías, es decir, en cualquier tema puede ser pertinente introducir la perspectiva de género, como de hecho ya se hace en investigaciones y producciones culturales en los países de nuestro entorno. Precisamente, la Fundación Juan March, al servicio de la excelencia, debería ser consciente de esta inflexión y de la necesidad de normalización y divulgación de la incorporación transversal de los estudios de género.

d/ La cuestión más debatida fue si la función de la Fundación es reflejar o transformar la realidad. Ellos dijeron que su Centro de sociología sí pretende transformar mentalidades, pero no así otras actividades de la fundación, que no es una institución de género ni lo pretende. Nosotras argumentamos lo siguiente: la Fundación (como cualquier entidad) puede verse a sí misma como agente o como “notaria” de la realidad. Nosotras creemos que de hecho cualquier entidad cultural es agente. A veces la misma entidad asume su papel como tal, como lo demuestra por ejemplo el texto de J. Gomá presentando la colección de biografías (que se fija objetivos transformadores: desarrollar un género poco cultivado en España, ampliar la biografía que hasta ahora se centraba sobre todo en reyes, etc). Nosotras creemos que sal igual que lo hace en el tema de las biografías, la Fundación podría asumir conscientemente una función de agente en el tema de género (y que si no lo hace, es agente de todos modos, por omisión).

Pero aun en el caso de que la Fundación pretendiera ser, no agente, sino mera notaria de la realidad, pensamos que no está cumpliendo su papel, pues en la realidad hay muchas mujeres perfectamente capacitadas como conferenciantes, artistas, etc, a las que en nuestra opinión los programadores, por una inercia patriarcal, no toman en cuenta.

La reunión se cerró con el compromiso de Javier Gomá y Manuel Fontán de revisar los nuevos estudios aportados y de tener en cuenta estas reflexiones compartidas en cuanto a un reparto más equitativo de conferenciantes en futuros ciclos.

 

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies