La artista Teresa Lucena desarrolla sus Laboratorios Gastrosensoriales, proyecto en el que eleva a categoría de arte el cotidiano acto de la alimentación. Este proyecto recibió la subvención “Apoyo a la creación 2022” de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí de Córdoba. Escenarios llenos de belleza, mesas abundantes de alimentos que guardan memorias por descubrir, colores intensos, texturas y olores que intrigan. Se le invita a la persona a sentir la entrega y presencia plena, sacándolos en mayor o menor medida de su cotidiano y rutina automática, para entregarse a su propia exploración y reconexión a través de los alimentos y la activación de sus sentidos. 

Durante estos últimos meses, está presentando algunos de estos laboratorios dentro del marco de intervenciones que se desarrollan en el proyecto artístico “Vida al por menor” del colectivo Nadie (formado por la artista Nieves Galiot, el arquitecto Rafael Obrero, el creativo Juan Bolaños y el sociólogo Ángel Ramírez). Un proyecto en el que el colectivo intervienen artísticamente en locales en desuso de distintos barrios de la ciudad de Córdoba, convirtiéndose temporalmente en puntos culturales de expresión del barrio y la ciudad. 

El pasado 18 de Noviembre, Teresa compartió con los habitantes del barrio Ciudad Jardín una de sus experiencias gastrosensoriales explorando los cuatro elementos de la naturaleza -Agua, Aire, Tierra, Fuego- a través de los alimentos comprados en las tiendas del propio barrio.

Este Jueves 22 de Diciembre, vuelve a intervenir en “Vida al por menor” (Centro) con otra experiencia culinaria en el que se invitarán a los vecinos y paseantes a comerse una fruta de manera consciente. El estrés, las prisas, el exceso de información, las distracciones, los problemas del trabajo o familiares, y la infinidad de tareas que nos obligamos a realizar por día, hacen que comamos sin estar presentes, desconectados del acto en sí y sin ser conscientes ni siquiera de con qué nos estamos nutriendo. Escenas de total desconexión que hemos naturalizado en nuestro cotidiano.

En esta propuesta se plantea la activación de los sentidos como protagonistas, invitando a los vecinos a parar por un instante, desvincularse de todo aquello que les perturba la mente y entregarse en plenitud a la presencia y disfrute de sencillamente comerse una pieza de fruta en silencio. Olerla, tocarla, comerla y saborearla con los ojos cerrados. Produciéndose así la activación de sus sentidos, el intercambio de energías entre las frutas y la persona, e incluso la activación de la memoria a otros momentos de sus vida.

Jueves 22 de Diciembre a las 18h, C/Conde de Cárdenas 5, Córdoba. 

 

 

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies