SALEHI ESTARÁ PRESENTE EN EL STAND DE LA FUNDACIÓN ANKARIA. MÁS INFORMACIÓN AQUÍ

 Texto “Silencios para una sobria despedida” del arquitecto y grabador Lèon Garreaud de Mainvilliers sobre el proyecto que presenta Shirin Salehi en la feria.

« A solas conmigo mismo » Máxima declamada por el prisionero Cincinato al morir
Invitación a un Suplicio, Vladimir Nabokov, 1935
Al momento de escribir estas líneas, todo el ruido circundante se vuelve homogéneo y es cómplice discreto de mi emoción, de esta suerte de desasosiego que me invade al enfrentar la obra de Shirin y al mismo tiempo re-vivir su profundo proceso creativo. El contexto se desvanece y viajo incansablemente por su obra, redibujándola de memoria, trazo a trazo, como para que no se me escurra en el vacío que he modelado. El acto de crear, esa capacidad de convocar una ausencia, escarbar con destreza en lo velado e hilvanar con juicio un arsenal de recuerdos mutilados, es de alguna forma un trance que sacraliza nuestra humanidad. El reconocer y recomponer los destellos del alma, prisioneros, impone una profunda introspección, aislarse del bullicio donde las palabras saturadas son excesivas y por ende inertes. Como un ermita penitente, Shirin indaga en la desgarradora experiencia de existir, purgando sus entrañas, para transmitir un mensaje incandescente e irritante desde la sobriedad más absoluta, donde el silencio ilumina el terror, donde la ilusión del papel desata las cadenas que la paralizan. Aquí no hay musas ni epifanías, hay vísceras, hay exilio, hay fronteras, hay Hombres contra Hombres, hay promesas marchitas, sueños truncados, pero, también hay esperanza, la incombustible ilusión de poder sobrellevar la siniestra danza de la realidad. Shirin elije el camino pedregoso, asumiendo la complejidad de su sentir con serenidad y constancia, con la sensibilidad de quienes han sido acallados y necesitan encontrar su voz. No existe léxico para su alarido, es un soplo incandescente, pero, etéreo que necesita ser plasmado para trascender. Su mensaje impone crear un nuevo lenguaje que lo haga universal, establecer un proceso intelectual y técnico que le permita resonar en un ambiente hostil. El Grabado aparece entonces como el templo donde podrá crear su propio diccionario, su gramática ardiente hecha de esquirlas y huesos. Será su Refugio Mágico, donde su voluntad y el azar se entrelazarán sin tregua, como en un Vals feroz que liberará sus tormentos sobre el papel. La fascinación que produce la obra de Shirin radica precisamente en la elección del medio. La imagen última es capaz de evidenciar la compleja poesía y las intrínsecas contradicciones del proceso de grabar. Shirin, paradójicamente, elije la violencia de la incisión, la corrosión de los ácidos, la presión del tórculo, para plasmar con sutileza sobre el papel inmaculado todo el peso de sus angustias, miedos y heridas. Como si la vida dependiera, la obra se construye en esta hermosa dualidad para regalarnos un grito ensordecedor de esperanza y memoria.

“El Hombre olvida que es un muerto que conversa con muertos” Jorge Luis Borges, There are more Things, The Book of Sand, 1975 Las palabras que Shirin escoge son puras, precisas e inmaculadas. La sobria potencia de su obra es fruto de un largo y extenuante camino de depuración, de erradicación de todo ornamento, como si cualquier exceso cosmético distorsionara el ímpetu de un mensaje que sólo busca recuperar la dignidad de lo ultrajado. La imagen es la consecuencia de una selección inevitable y permanente, el último alarido de muchos susurros ahogados por la realidad, donde sólo permanece el vacío esencial que contiene el misterio propio de lo innombrable, que la hará universal. “La muerte severa los invita a Danzar … ya marchan todos en una extraña danza, huyendo del amanecer, mientras la lluvia lava sus rostros, surcados por la sal de las lágrimas”. Las palabras de Jof, en el “Séptimo sello” de Ingmar Bergman, evocan las danzas macabras medievales, donde la Muerte juega entre nosotros como iguales, baila, altanera y burlona, con nuestra sed de vida y efímera notoriedad, en plena libertad. En Nabokov, el baile de Cincinato con Rodión, su carcelero, es un Memento Mori inquietantemente distinto. Su condena arbitraria transforma la Muerte en amenaza, en un fin inmediato que hace de la vida una Tortura. No hay distracciones en la oscuridad de su celda, lejos de la realidad, sólo queda soñar en silencio. El calabozo de Cincinato no difiere de nuestras jaulas. Shirin, percibe en su cautiverio, todos los vicios históricos de una sociedad en la que la Muerte ejemplarizadora ha sido permanentemente, ante nuestros ojos inertes, una salida válida ante la sospecha de lo irreconocible y la amenaza de la diferencia. Shirin no se resigna ante nuestra miseria y se rebela dulcemente ante tantos abusos, flagrantes e impunes, redactando una declaración necesaria y relevante, en un mundo de principios acomodaticios. Generosa y secretamente dialoga con las víctimas y no con los Tiranos, prefiere adentrarse en los confines del alma de tantos seres anónimos a quienes la Historia echó en el abandono. Estrechando amorosamente entre sus brazos los esqueletos mudos, Shirin reconoce su individualidad intentando reconstruir sus sueños, esas travesías inconscientes que llevan a paraísos luminosos, pero, construidas desde la oscuridad. La obra de Shirin, construye un lugar común para todos los hombres, un remanso de sueños arrebatados cuyos confines no son más que el eco de su voz discreta. El Papel es el santuario, donde Shirin dignifica el adiós, escribiendo el último epitafio sobre la más cobriza de las lápidas. Es en la quietud de sus palabras donde la vida de seres desechados alcanza su redención y donde se calma, finalmente, la incandescente angustia de la Artista, portavoz de un mensaje murmurado íntimamente y que debemos imperiosamente hacer resonar.   

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies