Indésirables aborda la discriminación política y racial, las guerras y bombardeos, los transportes de personas exiliadas o deportadas y el control de una parte de la población en “campos” de internamiento, concentración o exterminio, a través de la obra multidisciplinar de dieciséis artistas internacionales, aguafuertes de los Desastres de la guerra de Francisco de Goya (Colección San Telmo Museoa), dibujos y cuadernos de “campo” procedentes de Elsbeth Kasser Stiftung – AfZ Zürich (Zürich) e IAACC Pablo Serrano (Zaragoza), fotolibros (Gabriela Cendoya Bergareche Collection) y documentación histórica procedente del Museo de Aquitania (Bordeaux), Sammlung KLR-S (Berlín) y ACHAC (Paris).

El control y confinamiento de masas de población civil y los genocidios políticos, ideológicos y raciales del siglo XX, que se prolongan en el XXI, fueron posibles gracias a un desarrollo industrial que transformó los espacios y flujos abiertos del sistema colonial en fronteras y zonas cercadas con alambradas de espino, barreras y muros de hormigón. De la explotación colonial del trabajo esclavo o procedente de territorios conquistados, personas y poblaciones pasaron a ser consideradas una sobrecarga inútil para los Estados, siendo desplazadas, bombardeadas o deportadas a “campos” de trabajo, de “reeducación ideológica”, de concentración o exterminio. Ideologías coloniales, nacionalistas y totalitarias utilizarían desde el siglo XVIII ciencias como la biología, la antropología, la paleontología, la medicina o la psiquiatría para argumentar la categoría irracional de “inferioridad humana” y legitimar las herramientas y (ab)usos de su dominación. Grupos étnicos, políticos, de género, sociales y marginales (incluida la enfermedad y la pobreza) fueron considerados degenerados, primitivos o salvajes, “débiles” para la evolución, peligrosos para la “civilización” y despojados de derechos y de ciudadanía.

De la “Puerta del no retorno” de las fortalezas de esclavos a los barracones del campo de concentración y los módulos carcelarios; del espacio ilimitado de la “Nave de los locos” medieval y los ensacados de Goya a los trayectos de personas exiliadas y desplazadas; de los Desastres de la guerra a los tanques, drones y granadas, de los bombardeos, la población civil asesinada y los muertos en paisajes de escombros y cenizas; de las barreras, las alambradas y las masas de población ambulante a la dispersión de campo-ciudades de refugiada/os sin derechos de ciudadanía, INDÉSIRABLES plantea una violencia sistémica que pervive en conflictos ideológicos y religiosos, las guerras, terrorismos y tráfico de armamento bélico, la trata y explotación de personas y el confinamiento y exclusión de quienes se considera “indeseables”. Interpela, a una población acostumbrada al espectáculo mediático de la violencia, a un cambio de sus estructuras y al desarrollo de formas civiles de igualdad y cooperación.

 

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies