Inauguración: 12 de marzo a las 20h. (Performance: 19:30h)

Fecha
: Del 12 de marzo al 25 de abril

Lugar: Sala de exposiciones del Rectorado de la Universidad de Málaga. Av. Cervantes, 2.

Comisariada por Margarita Aizpuru

Horarios de visita al público: Lunes a Sábado de 10.00 a 14.00 h. y de 17.00 h. a 21.00 h. (Cerrado domingos y festivos)

Visitas guiadas gratuitas (sin inscripción previa): lunes y miércoles a las 18 horas. Punto de encuentro: Sala de exposiciones del Rectorado.

Entrada libre

La exposición Forget princess call me president, de la artista Verónica Ruth Frías se plantea desde posicionamientos feministas y temáticas que a las mujeres les afectan en las sociedades contemporáneas, retomando el espíritu de lucha por la igualdad de sexo/género, e inspirándose en el movimiento de los afroamericanosy de las luchas feministas de los años 60 y 70 y las más recientes, como el movimiento Me too. 

Una exposición multidisciplinar compuesta por una serie de obras fotográficas, vídeos que documentan performances, instalaciones, objetos, así como piezas bidimensionales de textos con eslóganes, con las que elabora un discurso visual que es a la vez político feminista, poético y estético. Tocando temáticas que van desde la violencia de género, a la necesidad de acabar con las discriminaciones que sufren las mujeres, a las autoafirmaciones identitarias, o la importancia para las mujeres del conocimiento y la construcción del pensamiento, a la esperanza de un futuro nuevo de mujeres fuertes y empoderadas.

Verónica Ruth Frías

Verónica Ruth Frías (Córdoba, 1978) es una artista de amplia trayectoria multidisciplinar tanto a nivel nacional como internacional, que comenzó su andadura como pintora, llevando a cabo unas primeras obras en las que integra el collage con la pintura y que derivan, a partir del año 2005, en collages digitales de retratos fotográficos performativos, reivindicando cuadros de artistas históricos o planteando cuestiones relativas al arte y la vida.

De la pintura va hacia otros formatos artísticos, como la performance, que hace años ejecutaba en solitario, haciendo uso del disfraz y el maquillaje para mostrar diferentes identidades. Mientras que en los últimos tiempos, las performances individuales o de participación colectiva de mujeres, son claramente reivindicativas feministas, sobre diversas temáticas que nos afectan a las mujeres dentro de la sociedad. Unas acciones que ya desde el año 2006 suele expandir hacia los vídeos y fotografías, algo que ha podido verse en multitud de sus trabajos artísticos, ayudándose también, a veces, de las redes sociales, como Facebook, para hacer propuestas de acciones o colaboraciones colectivas en sus trabajos.

Su línea discursiva feminista artística ha venido desarrollándose a través de multitud de proyectos, en los cuales hace uso del arte como un motor de cambio, con una mirada crítica a la realidad social y a la situación de las mujeres dentro de ella y del sistema patriarcal contemporáneo. Para ello genera obras que ponen en evidencia las desigualdades de hombres y mujeres y las supeditaciones de estas en nuestras sociedades, haciendo uso de narrativas visuales críticas y cuestionadoras de los roles asignados a las mujeres y los estereotipos femeninos sociales y culturales.