Los ojos adentro de Karina Beltrán, comisariada por Yolanda Peralta en el CIC El Almacén (Arrecife, Lanzarote), hasta el 22 de enero de 2022.

Karina Beltrán. Los ojos adentro.

«Karina Beltrán se adentró en el campo de la fotografía convencida de que era un medio de expresión idóneo para explorar la naturaleza de su propia existencia. A través de su mirada curiosa, intuitiva y atenta, el medio fotográfico le ha permitido aproximarse a su entorno privado de forma referencial, para captar de manera compulsiva todo aquello que conforma los retazos de su vida nómada. La artista busca metáforas de sí misma en los entornos en los que vive, en las estancias, los interiores, las personas, las atmósferas, la luz y los objetos que la rodean.
Para Beltrán lo efímero se torna en algo bello cuando somos realmente conscientes de su finitud. De ahí deriva su insistencia por intentar fijar el momento vivido, lo fugaz, ese instante de felicidad. Ahí nace la belleza que la artista quiere captar, la que palpita en cada una de sus fotografías como un hallazgo imprevisto o un milagro cotidiano. A través de la belleza puede sumergirse en su yo interior experimentando el sentido de su existencia, tomando conciencia de lo que vive, haciendo suyos esos momentos en un intento por disfrutarlos eternamente. Su interés en la belleza nace del convencimiento de que en ella, y solo en ella, reside la salvación.
Buscarla y encontrarla cada día – afirma Beltrán- saber reconocerla en lo intrascendente, desde un gesto o una conversación hasta una luz o un color determinados, es lo que nos mantiene a flote.
Cada una de sus fotografías es un verso de un poema existencial. Cada imagen ocupa un lugar concreto en una gran composición: es la poética de la fragmentación, es la manifestación lenta de la vida, la existencia contenida bajo un halo de melancolía. La artista busca estimular y emocionar, nos anima a pararnos, a mirar todo aquello que pasamos por alto. Parece querer advertirnos de la importancia de detener el ritmo para mirar a nuestro alrededor y disfrutar de los momentos cotidianos, de lo pequeño, lo aparentemente nimio, lo frágil.
Nuestros ojos captan los fenómenos y la cámara fotográfica captura los detalles que nuestra memoria no es capaz de recrear. Beltrán está convencida de que captando esos detalles amplia los límites de la memoria y que solo volviendo a los fenómenos, la experiencia vivida retornará. Con sus fotografías no quiere evocar un pasado ya vivido: busca crear esos instantes una y otra vez para que perduren, en un intento por trascender y esquivar el paso del tiempo».

Yolanda Peralta Sierra
Comisaria

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies