La Galería de arte LUISA PITA inaugura el próximo viernes 1 de abril la exposición “SENLLEIRAS” del artista Juan Adrio. En esta exposición se exhiben un total de catorce obras de su última serie fotográfica, imágenes de árboles singulares que surgen en su esplendor en la oscuridad de la noche.

El árbol, explica Herman Hesse en El caminante, se representa a sí mismo. Ser árbol es no ser distinto de estar. Su posición y presencia se definen ahí, en mañanas de sol, tardes de lluvia, noches cálidas o madrugadas heladas, en los valles, en las faldas de la montaña, a la orilla de los ríos, frente a las sequías, bajo las tormentas o asediado por los incendios en los que arden tantos nidos.
Digna forma del ser que sin moverse del sitio contiene movimientos infinitos. Siempre en el mismo lugar, se adapta al medio a través de sus conexiones subterráneas y aéreas, las raíces buscan alimento y las ramas buscan la luz, los efectos del viento murmuran entre sus hojas, la savia fluye por su interior, el tiempo cíclico lo expone a cambios estacionales y sus semillas se alejan, a veces hasta dotadas de alas. Sin más abrigo que su corteza, sin más techo que el universo, en un alegato de modestia, se establece además como refugio y hábitat de otros seres que libremente vuelan hasta posarse en sus ramas.

Árbol es una noción esencial, una prueba de existencia anterior al artificio humano. Desde la meditación al sueño y de la lectura a la conversación, bajo árboles venerables convertidos en santuarios naturales nacen costumbres, leyendas y mitos y se celebran reuniones, danzas, bodas y banquetes. Nos invita a la apertura sensorial y da sentido al estar, no caminante que en su estancia prolongada en la tierra puede alcanzar miles de años y ser paradigma de longevidad. Cuando la imposibilidad de irse se convierte en la plenitud de quedarse, y ahí coinciden origen y destino, nacimiento y muerte, cuerpo y casa, ser y estar, esencia y existencia. El bosque deja ver el árbol que sobre su eje constante mantiene toda la intensidad. Y la lección es dejar de querer estar en un lugar diferente al lugar en el que se está. Al mismo tiempo, el árbol es manifestación del afuera, irremediable exterior que significa también resistencia a la intemperie.

El fotógrafo y la fotografía convierten la oscuridad en marco de un espacio trascendente. La cámara sobre el trípode construye un escenario y el árbol es el protagonista. Nos deja ver el contorno irregular de su fisiología, el volumen envolvente y sus vacíos, los claroscuros en la porosidad de la copa frente a la luz, el patrón de distribución de las hojas, las texturas del tronco, quiebros de curvas y contracurvas, iteración y autosimilitud que lo convierten en modelo de singularidad y complejidad. Queda el enigma del procedimiento, no es una única toma, sino un proceso prolongado, varias fotografías que completan la imagen. No son instantes sino la captura de una duración, la aproximación mientras el obturador sigue abierto largo tiempo.

La fotografía muestra la visión de alguien que, alejado de las ciudades, acampa en el monte, se despierta en la noche y sorprende al claro de luna y al árbol.
(Vanesa Díaz)

Juan Adrio (Pontevedra, 1971). Licenciado en Bellas Artes por la Facultad de BBAA de Pontevedra. Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Vigo. En la actualidad es profesor de Fotografía en la Escuela de Arte y Superior de Diseño Mestre Mateo de Santiago de Compostela. En su trabajo artístico aborda cuestiones sobre el propio lenguaje fotográfico que se entremezclan con aspectos más generales de la existencia humana. Sus obras son una consecuencia de una forma de entender la fotografía que incide en los intersticios de las miradas y las posibilidades técnicas de los procesos y materiales fotográficos. A través de sus series fotográficas promueve juegos de percepción mediante la aparición de la imagen y sus expresiones mínimas.

A Galería de arte LUISA PITA inaugura o vindeiro venres 1 de abril a exposición “SENLLEIRAS” do artista Juan Adrio. Nesta exposición exhíbense un total de catorce obras da súa última serie fotográfica, imaxes de árbores senlleiras que xorden no seu esplendor na escuridade da noite.

A árbore, explica Herman Hesse no camiñante, represéntase a si mesmo. Ser árbore é non ser distinto de estar. A súa posición e presenza defínense aí, en mañás de sol, tardes de choiva, noites cálidas ou madrugadas xeadas, nos vales, nas saias da montaña, á beira dos ríos, fronte ás secas, baixo as tormentas ou asediado polos incendios nos que arden tantos niños.
Digna forma do ser que sen moverse do sitio contén movementos infinitos. Sempre no mesmo lugar, adáptase ao medio a través das súas conexións subterráneas e aéreas, as raíces buscan alimento e as ramas buscan a luz, os efectos do vento murmuran entre as súas follas, o zume flúe polo seu interior, o tempo cíclico expono a cambios estacionais e as súas sementes afástanse, ás veces ata dotadas de ás. Sen máis abrigo que a súa cortiza, sen máis teito que o universo, nunha alegación de modestia, establécese ademais como refuxio e hábitat doutros seres que libremente voan ata pousarse nas súas ramas.

Árbore é unha noción esencial, unha proba de existencia anterior ao artificio humano. Desde a meditación ao soño e da lectura á conversación, baixo árbores venerables convertidos en santuarios naturais nacen costumes, lendas e mitos e celébranse reunións, danzas, vodas e banquetes. Convídanos á apertura sensorial e dá sentido ao estar, non camiñante que na súa estancia prolongada na terra pode alcanzar miles de anos e ser paradigma de lonxevidade. Cando a imposibilidade de irse convértese na plenitude de quedar, e aí coinciden orixe e destino, nacemento e morte, corpo e casa, ser e estar, esencia e existencia. O bosque deixa ver a árbore que sobre o seu eixo constante mantén toda a intensidade. E a lección é deixar de querer estar nun lugar diferente ao lugar no que se está. Ao mesmo tempo, a árbore é manifestación do fóra, irremediable exterior que significa tamén resistencia á intemperie.
O fotógrafo e a fotografía converten a escuridade en marco dun espazo transcendente. A cámara sobre o trípode constrúe un escenario e a árbore é o protagonista. Déixanos ver o contorno irregular da súa fisioloxía, o volume envolvente e os seus baleiros, os claroscuros na porosidade da copa fronte á luz, o patrón de distribución das follas, as texturas do tronco, quebres de curvas e contracurvas, iteración e autosimilitude que o converten en modelo de singularidade e complexidade. Queda o enigma do procedemento, non é unha única toma, senón un proceso prolongado, varias fotografías que completan a imaxe. Non son instantes senón a captura dunha duración, a aproximación mentres o obturador segue aberto longo tempo.
A fotografía mostra a visión de alguén que, afastado das cidades, acampa no monte, espértase na noite e sorprende ao claro de lúa e á árbore.
(Vanesa Díaz)

Juan Adrio (Pontevedra, 1971). Licenciado en Belas Artes na Facultade de BBAA de Pontevedra. Doutor en Belas Artes pola Universidade de Vigo. Na actualidade é profesor de Fotografía na Escola de Arte e Superior de Deseño Mestre Mateo de Santiago de Compostela. No seu traballo artístico aborda cuestións sobre a propia linguaxe fotográfica que se mesturan con aspectos máis xerais da existencia humana. As súas obras son unha consecuencia dunha forma de entender a fotografía que incide nos intersticios das miradas e as posibilidades técnicas dos procesos e materiais fotográficos. A través das súas series fotográficas promove xogos de percepción mediante a aparición da imaxe e as súas expresións mínimas.

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies