Esta exposición habla de soledad buscada y de curación espiritual. Propone el encuentro, a través de sus obras más íntimas, de los artistas Felipe Ortega Regalado y Consuegra Romero.

El título de la exposición, basado en una frase del diario de la escritora May Sarton, marca el tono contemplativo que la visita reclama.

Felipe y Consuegra comparten un concepto extendido de la práctica artística que lejos de perseguir la fabricación de artefactos y la pertenencia al sistema del arte y sus dictados, prescinde de la exaltación individualista y traza puentes entre creación, comunidad y vida cotidiana. Es un crear sin agenda ni objetivos prefijados que fluye al ritmo calmo de sus circunstancias vitales y se abre a la fusión con los otros. De ahí que encontremos en esta muestra piezas de elaborada ejecución para las que no se han escatimado los meses de trabajo.

La vegetación, las flores privadas, el jardín real o imaginario están presentes en este encuentro que esperemos genere un enriquecedor intercambio de esquejes y de semillas. Los dos se adentran en el bosque de la conciencia para hablarnos de las formas del amor y del simbolismo secreto de las flores.

Los poderes curativos del arte
Existe una larga historia de experiencias artísticas conectadas con la vía espiritual. Gran parte del arte abstracto del siglo xx se construye en forma de diálogo con teorías esotéricas. Los primeros dibujos mediúmnicos no eran solo bellos objetos; eran sermones simbólicos. Las dos grandes figuras de los orígenes de la abstracción pictórica: Hilma af Klint y Kandinsky, penetraron en territorios teosóficos y hablaron de la «necesidad interior» para definir el impulso pictórico.

En esta tradición sitúo la obra de Felipe y Consuegra. Ha sido habitual a lo largo de los siglos usar el arte por sus capacidades sanadoras. Un libro o un cuadro podían ser medicina. Ya lo sabían los egipcios que llamaban a las bibliotecas “casas de vida”, contenedoras de “remedios para el alma”. Y es sabido que en la antigüedad se practicaba la lectura de textos sagrados durante las operaciones médicas.

La obra de Felipe Ortega Regalado posee en mi opinión una magnética cualidad oracular, que se constata tanto en su proceso, en la manera en la que los dibujos le brotan al artista (de forma automática y con una mínima mediación de la mente abstracta) como en su cualidad combinatoria de constelación de partes, de vestigios arqueológicos, de pequeños órganos… que, aleatoriamente dispuestos, transparentan los misterios del universo.

Aunque es un artista sobradamente conocido como dibujante, en esta muestra se han seleccionado proyectos casi inéditos (pictóricos y videográficos) que permiten conocer la variedad de registros de este enorme creador.

Consuegra Romero lleva años dibujando febrilmente con tinta azul. Su uso del bolígrafo nos remite al “arte más silvestre y deshilachado” de los outsiders, y al dibujo procesual de los adolescentes, pero al mismo tiempo, sus piezas beben de referentes del movimiento simbolista y visionario. Me resuenan Odilon Redon, Gustave Moreau, Evelyn De Morgan… y más artistas- médiums. Concibe paisajes emocionales que supuran deseo, rabia, belleza, consuelo. Su ritual de tinta es premio y castigo. Dibuja a vida o muerte. A veces me tira el guante y yo siempre lo recojo, aunque no siempre acuda la madrugada del duelo… y así no muere nadie.

En la planta baja de 13 ESPACIOarte cada artista tiene un área individual que funciona como una retrospectiva sintética. En la planta superior se produce el encuentro entre algunas piezas escogidas de ambos, situadas en una suerte de capilla o sala de meditación. Sencillos talismanes, pequeños objetos y plantas naturales completan la instalación.

“El dibujo nos escupe en la cara todo su silencio, como si de un gurú se tratara cuando le preguntamos sobre la realidad”. Felipe Ortega Regalado

“Desde cualquier lugar y órgano del cuerpo pinto, a veces desde todos a la vez al mismo tiempo. Todo influye en la práctica artística: la respiración del momento, el cosquilleo del pie dormido, el dolor en el estómago…” Consuegra Romero

Comisaria: Susana Blas.

Inauguración: sábado 12 de febrero, 11:30h.
13 ESPACIOarte
Lino, 12, Polígono Hytasa
Avda. de Hytasa- Cerro del Águila
41006 Sevilla

www.13espacioarte.com

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies