Entrevista originalmente publicada en la revista M-arte y cultura digital

CONOCIENDO A… OLIVA CACHAFEIRO

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Valladolid, donde posteriormente realizó los cursos de doctorado y se especializó en Teoría y Estética de la Cinematografía. Ha estado dedicada durante años a la educación en museos y centros de arte así como a la gestión y mediación cultural. Actualmente dirige el Museo de Arte Africano Arellano Alonso de Valladolid, donde ha trabajado como coordinadora desde el año 2007. Es socia de MAV y colabora en los proyectos Occupy Gender. Foro de iniciativas feministas y Mujeres Mirando Mujeres.

Define tu posición en el sistema del arte.

Directora de museo. Pero eso es algo que seguro terminará en algún momento. Prefiero definirme como gestora cultural y vecina.

¿Cómo ves la situación artística en tu contexto en materia de igualdad?

En el ámbito de la dirección, cada vez las mujeres tenemos más presencia pero los “grandes” centros siguen estando dirigidos por hombres. Y, lo más importante, los patronatos (cuando existen) están copados por ellos. Eso tiene una repercusión, no solo a la hora de elegir el puesto de dirección sino de marcar la línea de trabajo de los centros. En cuanto a la presencia de mujeres artistas en los espacios expositivos, tengo que repetir lo ya dicho por otras compañeras: las cifras son evidentes y están muy por debajo de lo que la realidad demuestra.

¿Qué medidas crees que se deben tomar para equilibrar la posición de mujeres y hombres en el mercado del arte?

Es fundamental dar a conocer el trabajo que están haciendo las mujeres, lo que no se ve no existe. Y en eso los centros expositivos tenemos una gran responsabilidad. Es obligado, ya no solo porque se haya aprobado una Ley de Igualdad, sino desde el punto de vista ético, que se programen más exposiciones en las que la mujer sea protagonista. Y que no sea solo como una moda o una forma de justificar una cuota, sino algo normalizado, que no se vea como una excepción. Entonces se habrá alcanzado la igualdad.

¿Has sentido alguna forma de discriminación por razones sexistas?

La verdad es que no me he sentido discriminada a la hora de desarrollar mi trabajo, he tenido suerte. Casos puntuales y micromachismos… como todas. Pero una discriminación que me haya impedido avanzar solo por el hecho de ser mujer, no. Sí me he sentido un “bicho raro” de forma genérica al decir que quería estudiar Historia del Arte o al comentar que trabajo en el ámbito de la cultura. Eso que “hace cualquiera” y “es tan bonito”. Hay que seguir reivindicado la importancia de la cultura, no solo desde el punto de vista económico (que lo tiene), sino por su rentabilidad social, que para mí es lo más importante.

Recomiéndanos alguna exposición que hayas visto recientemente.

Aunque ya hace un año, “Vivien Maier. El autorretrato y su doble”. Se celebró en el Museo Patio Herreriano en 2019. Fue todo un descubrimiento y un ejemplo de todos los talentos de mujeres que quedan aún por descubrir, además de los que se ocultaron.

Una artista que haya sido una referencia para ti.

Tamara de Lempicka, no solo por su obra y por el atractivo de ser una mujer libre y excesiva, sino por el componente sentimental que para mi tiene. Cuando estudiaba en la Facultad yo no escuché ningún nombre de mujer durante cinco años. De forma casual, cayó en mis manos un libro sobre esta rompedora pintora y junto a mi madre mirábamos una y otra vez sus elegantes cuadros. Su fuerza, su frialdad, nos atraía a las dos. Para mi fue romper por primera vez con la ortodoxia de la Facultad y el que a mi lado en este descubrimiento estuviera mi madre, a quien le entusiasma también el arte, fue una experiencia única.

 

Agnès Varda, Réponse de femmes: Notre corps, notre sexe, 1975

 

Una obra realizada por una autora, de cualquier disciplina, que a tu juicio sea fundamental desde la óptica de género.

En el cine, el cortometraje Nuestro cuerpo, nuestro sexo, de Agnès Varda.

Imprescindible el poema-performance Me gritaron negra, de la peruana afrodescendiente Victoria Santa Cruz.

Algo para leer.

Todo un clásico, Un cuarto propio de Virginia Woolf. Pero quiero recomendar además mi última lectura en el confinamiento, Ni por favor, ni por favora, de María Martin. Una reflexión sobre el uso del lenguaje inclusivo desde el humor. Seguro que os saca una sonrisa, al menos.

Algo para escuchar.

Cada vez más, el silencio. Y el agua de mi rio Pisuerga cuando pasa por el parque de mi barrio. No me hace falta más.

Algo para ver.

Cine, cine, cine. El que más os guste pero en pantalla grande, sin palomitas y con un buen sonido.

Algún proyecto en el que te hayas involucrado de forma especial.

Si me involucro en algo es porque lo siento y creo en ello. Así que es difícil destacar algún proyecto tanto profesional como personal (estoy vinculada al movimientos vecinal y otros movimientos sociales desde hace muchos años). Centrándonos en el feminismo destacaría Occupy Gender. Foro de iniciativas feministas. Es un proyecto que iniciamos en la Museo de Arte Africano Arellano Alonso de la Uva ya hace seis años, aunque evidentemente la edición de este año no se ha podido celebrar. Se trata de una iniciativa en cuya coordinación también participa Marta Álvarez y cuyo objetivo era poner en contacto a los distintos colectivos o personas que estuvieran trabajando sobre feminismo en Valladolid, desde cualquier campo (social, educativo, artístico, difusión…). Además se invita a alguien de fuera de la ciudad para conocer otras iniciativas. De esta manera surgen sinergias y se genera un enriquecimiento mutuo. También se pretendía que nos conociéramos y que los demás nos conocieran y ambas cosas se han conseguido. Una apuesta decidida por mostrar, además, como el museo no es solo un lugar de exhibición, sino un espacio para el encuentro ciudadano. Los museos son sociales o no son.

¿Puedes compartir el nombre de alguna persona, colectivo, proyecto o institución que te hayan llamado la atención por sus buenas prácticas?

Aunque se podrían citar muchos ejemplos, me gustaría destacar al colectivo Mujeres Mirando Mujeres. Un proyecto de arte y género nacido en 2015 de la mano de la plataforma de arte contemporáneo Arte a un Click. En él participan artistas, comisarias, galeristas, museólogas, críticas, teóricas, blogueras…, siempre desde la horizontalidad. Yo he tenido la suerte de colaborar con ellas en varias ocasiones y he logrado además establecer redes profesionales y personales que son fundamentales en mi trabajo y en mi vida.

¿Y por sus malas prácticas?

Creo que no es necesario mencionar casos concretos que la mayoría conocemos. Yo, de forma más general, destacaría el caso de los políticos para los que lo más importante es la foto. En todos los niveles, desde el nacional, a las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Cuando lo que prima es la publicidad frente al cumplimiento de las buenas prácticas perdemos todos y todas: desde las creadoras, a las gestoras y la sociedad en general a la que se le hurtan oportunidades por intereses particulares.

 

Más información:
https://arribayabajoaveces.wordpress.com

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies