Una metáfora sobre el pensamiento rumiante de lo que la violencia llega a provocar. Como el maltrato constante aboca a lo más oscuro de nosotros/as sin que nos lo hayamos mirado.
Un intento de que nos miremos la intención. Incluso la provocación de mirarme yo misma mi propia intención.

MAV también es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies